Recetas tradicionales

Revisión de recetas: Biscotti de limón de David Lebovitz y más recetas

Revisión de recetas: Biscotti de limón de David Lebovitz y más recetas

Consulte las selecciones de nuestros editores para conocer las principales recetas de la sección de alimentos de esta semana.

NY Mag
Los rábanos crujientes y picantes están en temporada y se atenúan hábilmente con un vinagreta de anchoas.

LA Times
El rey de la pastelería David Lebovitz comparte su receta de biscotti de gran tamaño para galletas de limón quaresimali. Mezcle un poco de bergamota para inspirarse.

Los Tiempos de la Ciudad Nueva York
Los sabores primaverales se combinan perfectamente con ñoquis verdes, guisantes y mantequilla de salvia.

Crónica de San Francisco
La ensalada de lechuga mantecosa y espárragos se afila con un salata de ricotta y menta.

NPR
Recrea el Jubileo de la Reina con un postre grandioso de la vieja escuela: Frambuesa, chocolate blanco y bagatela de almendras.

Chicago Tribune
El guacamole obtiene un giro interesante en este receta de guacamole de guisantes verdes.

Seattle Times
Empiece con ventaja en la temporada de parrilladas con este Receta de bistec de vaquero con cayena y comino.

Portland Press Herald
Prueba un nuevo filete con este filete de pescado rojo envuelto en serran receta.

El Correo de Washington
Olvídese de la costosa ternera y haga un salsa de ternera con pavo.

Wall Street Journal
Pizzas caseras: Cubre lo básico, cubre con tus ingredientes favoritos.


Muffins de salvado de trigo integral para contrarrestar el exceso de vacaciones

Finalmente era hora de hacer Bcorrió muffins, diez días después del Año Nuevo & # 8217s Day, diez días desde que me dije a mí mismo que era hora de comer alimentos más saludables después de todo el exceso de vacaciones. Después de la tarta de frutas, ponche de huevo, tarta de queso de calabaza, tarta de calabaza, galletas de chocolate, trufas de chocolate, chocolate. Más chocolate. Después de todo eso, tuvimos que empezar a comer como si ya no fuera Navidad.

Los muffins de salvado son una de las pocas golosinas horneadas que uno puede comer y se siente como un paso adelante, en lugar de un paso atrás, nutricionalmente hablando. He hecho muchas recetas diferentes a lo largo de los años, pero siempre vuelvo a la receta estándar de muffins de salvado en el antiguo Alegría de cocinar. Cuando leí la receta en el foro de David Lebovitz & # 8217, era diferente y parecía que sabría muy bien. No me decepcionó.

Una cosa diferente acerca de la receta es que parte de las pasas se remojan en agua caliente y luego se hacen puré. Las pasas en puré agregan aún más dulzura a los muffins terminados de lo que tendrían si se usaran enteros. Hay mucha más dulzura, que decidí omitir el azúcar moreno en recetas posteriores. El paladar americano está tan acostumbrado a la dulzura y al azúcar en abundancia que, a menudo, el panadero casero no sabe que puede reducir en gran medida el azúcar requerido y aún así tener un pastel, magdalenas o galletas maravillosas. Con el tiempo, el paladar se acostumbra a menos azúcar y si todavía se usa la cantidad habitual, el producto tiene un sabor demasiado dulce. Intentalo. Use la mitad del azúcar que se pide en una receta de postre y vea si no le gusta tanto, si no más.

De todos modos, omití el azúcar moreno & # 8212 unos 200 gramos de azúcar & # 8212 y todavía tenía casi 240 gramos de azúcar aportados por las pasas. (Vaya a Datos de nutrición, & # 8212 puede encontrar su enlace en la parte superior de esta página & # 8212 para ver el análisis nutricional de miles de alimentos).

Además de omitir el azúcar, también utilicé toda la harina de trigo integral, en lugar de parte de la harina blanca, y agregué vainilla. Nunca entiendo una receta dulce que no use vainilla, seguramente uno de los sabores más subestimados de la naturaleza. Y la receta de David requiere un & # 8220 pocos golpes & # 8221 de ralladura de naranja. Usé la cáscara de una naranja entera y todavía era una nota sutil. Un cambio final es que la receta de David requiere un huevo y medio. ¿Qué haces con el medio huevo sin usar? Invariablemente, lo guardo en el refrigerador donde se pierde y luego lo desecho una semana después. Mi solución es duplicar la receta y usar tres huevos enteros, haciendo veinticuatro muffins. Se congelan muy bien. Si lo piensas bien, saca dos muffins del congelador la noche anterior. A la mañana siguiente, estarán bien con café o té. Si todavía son demasiados muffins para ti y sabes cómo lidiar con la mitad del huevo sobrante, solo divide la receta a la mitad.

Aquí está mi receta, adaptada de la de David Lebovitz, que a su vez está adaptada de Pasteles de La Brea Bakery por Nancy Silverton.

Bueno para ti panecillos de salvado
hace 24 muffins

  • 4 tazas (250 g) de salvado de trigo
  • 2 taza, más 1 taza de pasas (380 g. En total)
  • 1 taza, más 2 tazas (740 ml en total) de agua
  • 1 taza (240 g.) De yogur natural sin azúcar
  • 2-3 cucharadas de ralladura de naranja orgánica
  • 1 taza (250 ml.) De aceite vegetal
  • 3 huevos grandes
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 1 1/2 tazas (210 g) de harina integral
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de sal marina
  1. Precaliente el horno a 350 grados. F. (180 C.). Engrasa y enharina moldes para muffins.
  2. Caliente 2 tazas de pasas con 1 taza de agua. Cocine a fuego lento durante 10 minutos. Déjelo enfriar un poco. Haz puré en un procesador de alimentos o licuadora.
  3. En un tazón grande, mezcle todos los ingredientes secos.
  4. En un segundo tazón, combine todos los ingredientes húmedos, incluida la ralladura de naranja y 1 taza de pasas sin puré.
  5. Combine los ingredientes húmedos y secos, mezclando solo hasta que todo esté uniformemente mezclado.
  6. Vierta la masa en papeles para muffins o moldes para muffins engrasados. Hornea de 25 a 30 minutos o hasta que los muffins estén firmes en el centro.
  7. Deje enfriar en la sartén durante 5 minutos. Con la punta de un cuchillo de mantequilla, suelte suavemente y levante cada panecillo para que se enfríe en un ligero ángulo en la sartén. Esto elimina la necesidad de una rejilla de enfriamiento.

Abre un muffin de salvado mientras aún esté caliente y cómelo con una rebanada de queso cheddar fuerte. Mmmm y # 8230


Muffins de salvado de trigo integral para contrarrestar el exceso de vacaciones

Finalmente era hora de hacer Bcorrió muffins, diez días después del Año Nuevo & # 8217s Day, diez días desde que me dije a mí mismo que era hora de comer alimentos más saludables después de todo el exceso de vacaciones. Después de la tarta de frutas, ponche de huevo, tarta de queso de calabaza, tarta de calabaza, galletas de chocolate, trufas de chocolate, chocolate. Más chocolate. Después de todo eso, tuvimos que empezar a comer como si ya no fuera Navidad.

Los muffins de salvado son una de las pocas golosinas horneadas que uno puede comer y se siente como un paso adelante, en lugar de un paso atrás, nutricionalmente hablando. He hecho muchas recetas diferentes a lo largo de los años, pero siempre vuelvo a la receta estándar de muffins de salvado en el antiguo Alegría de cocinar. Cuando leí la receta en el foro de David Lebovitz & # 8217, era diferente y parecía que sabría muy bien. No me decepcionó.

Una cosa diferente acerca de la receta es que parte de las pasas se remojan en agua caliente y luego se hacen puré. Las pasas en puré agregan aún más dulzura a los muffins terminados de lo que tendrían si se usaran enteros. Hay mucha más dulzura, que decidí omitir el azúcar moreno en recetas posteriores. El paladar americano está tan acostumbrado a la dulzura y al azúcar en abundancia que, a menudo, el panadero casero no sabe que puede reducir en gran medida el azúcar requerido y aún así tener un pastel, magdalenas o galletas maravillosas. Con el tiempo, el paladar se acostumbra a menos azúcar y si todavía se usa la cantidad habitual, el producto tiene un sabor demasiado dulce. Intentalo. Use la mitad del azúcar que se pide en una receta de postre y vea si no le gusta tanto, si no más.

De todos modos, omití el azúcar moreno & # 8212 unos 200 gramos de azúcar & # 8212 y todavía tenía casi 240 gramos de azúcar aportados por las pasas. (Vaya a Datos de nutrición, & # 8212 puede encontrar su enlace en la parte superior de esta página & # 8212 para ver el análisis nutricional de miles de alimentos).

Además de omitir el azúcar, también utilicé toda la harina de trigo integral, en lugar de parte de la harina blanca, y agregué vainilla. Nunca entiendo una receta dulce que no use vainilla, seguramente uno de los sabores más subestimados de la naturaleza. Y la receta de David requiere un & # 8220 pocos golpes & # 8221 de ralladura de naranja. Usé la cáscara de una naranja entera y todavía era una nota sutil. Un cambio final es que la receta de David requiere un huevo y medio. ¿Qué haces con el medio huevo sin usar? Invariablemente, lo guardo en el refrigerador donde se pierde y luego lo desecho una semana después. Mi solución es duplicar la receta y usar tres huevos enteros, haciendo veinticuatro muffins. Se congelan muy bien. Si lo piensas bien, saca dos muffins del congelador la noche anterior. A la mañana siguiente, estarán bien con café o té. Si todavía son demasiados muffins para ti y sabes cómo lidiar con la mitad del huevo sobrante, solo divide la receta a la mitad.

Aquí está mi receta, adaptada de la de David Lebovitz, que a su vez está adaptada de Pasteles de La Brea Bakery por Nancy Silverton.

Bueno para ti panecillos de salvado
hace 24 muffins

  • 4 tazas (250 g) de salvado de trigo
  • 2 taza, más 1 taza de pasas (380 g. En total)
  • 1 taza, más 2 tazas (740 ml en total) de agua
  • 1 taza (240 g.) De yogur natural sin azúcar
  • 2-3 cucharadas de ralladura de naranja orgánica
  • 1 taza (250 ml.) De aceite vegetal
  • 3 huevos grandes
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 1 1/2 tazas (210 g) de harina integral
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de sal marina
  1. Precaliente el horno a 350 grados. F. (180 C.). Engrasa y enharina moldes para muffins.
  2. Caliente 2 tazas de pasas con 1 taza de agua. Cocine a fuego lento durante 10 minutos. Déjelo enfriar un poco. Haz puré en un procesador de alimentos o licuadora.
  3. En un tazón grande, mezcle todos los ingredientes secos.
  4. En un segundo tazón, combine todos los ingredientes húmedos, incluida la ralladura de naranja y 1 taza de pasas sin puré.
  5. Combine los ingredientes húmedos y secos, mezclando solo hasta que todo esté uniformemente mezclado.
  6. Vierta la masa en papeles para muffins o moldes para muffins engrasados. Hornea de 25 a 30 minutos o hasta que los muffins estén firmes en el centro.
  7. Deje enfriar en la sartén durante 5 minutos. Con la punta de un cuchillo de mantequilla, suelte suavemente y levante cada panecillo para que se enfríe en un ligero ángulo en la sartén. Esto elimina la necesidad de una rejilla de enfriamiento.

Abre un muffin de salvado mientras aún esté caliente y cómelo con una rebanada de queso cheddar fuerte. Mmmm y # 8230


Muffins de salvado de trigo integral para contrarrestar el exceso de vacaciones

Finalmente era hora de hacer Bcorrió muffins, diez días después del Año Nuevo & # 8217s Day, diez días desde que me dije a mí mismo que era hora de comer alimentos más saludables después de todo el exceso de vacaciones. Después de la tarta de frutas, ponche de huevo, tarta de queso de calabaza, tarta de calabaza, galletas de chocolate, trufas de chocolate, chocolate. Más chocolate. Después de todo eso, tuvimos que empezar a comer como si ya no fuera Navidad.

Los muffins de salvado son una de las pocas golosinas horneadas que uno puede comer y se siente como un paso adelante, en lugar de un paso atrás, nutricionalmente hablando. He hecho muchas recetas diferentes a lo largo de los años, pero siempre vuelvo a la receta estándar de muffins de salvado en el antiguo Alegría de cocinar. Cuando leí la receta en el foro de David Lebovitz & # 8217, era diferente y parecía que sabría muy bien. No me decepcionó.

Una cosa diferente acerca de la receta es que parte de las pasas se remojan en agua caliente y luego se hacen puré. Las pasas en puré agregan aún más dulzura a los muffins terminados de lo que tendrían si se usaran enteros. Hay mucha más dulzura, que decidí omitir el azúcar moreno en recetas posteriores. El paladar americano está tan acostumbrado a la dulzura y al azúcar en abundancia que, a menudo, el panadero casero no sabe que puede reducir en gran medida el azúcar requerido y aún así tener un pastel, magdalenas o galletas maravillosas. Con el tiempo, el paladar se acostumbra a menos azúcar y si todavía se usa la cantidad habitual, el producto tiene un sabor demasiado dulce. Intentalo. Use la mitad del azúcar que se pide en una receta de postre y vea si no le gusta tanto, si no más.

De todos modos, omití el azúcar moreno & # 8212 unos 200 gramos de azúcar & # 8212 y todavía tenía casi 240 gramos de azúcar aportados por las pasas. (Vaya a Datos de nutrición, & # 8212 puede encontrar su enlace en la parte superior de esta página & # 8212 para ver el análisis nutricional de miles de alimentos).

Además de omitir el azúcar, también utilicé toda la harina de trigo integral, en lugar de parte de la harina blanca, y agregué vainilla. Nunca entiendo una receta dulce que no use vainilla, seguramente uno de los sabores más subestimados de la naturaleza. Y la receta de David requiere un & # 8220 pocos golpes & # 8221 de ralladura de naranja. Usé la cáscara de una naranja entera y todavía era una nota sutil. Un cambio final es que la receta de David requiere un huevo y medio. ¿Qué haces con el medio huevo sin usar? Invariablemente, lo guardo en el refrigerador donde se pierde y luego lo desecho una semana después. Mi solución es duplicar la receta y usar tres huevos enteros, haciendo veinticuatro muffins. Se congelan muy bien. Si lo piensas bien, saca dos muffins del congelador la noche anterior. A la mañana siguiente, estarán bien con café o té. Si todavía son demasiados muffins para ti y sabes cómo lidiar con la mitad del huevo sobrante, solo divide la receta a la mitad.

Aquí está mi receta, adaptada de la de David Lebovitz, que a su vez está adaptada de Pasteles de La Brea Bakery por Nancy Silverton.

Bueno para ti panecillos de salvado
hace 24 muffins

  • 4 tazas (250 g) de salvado de trigo
  • 2 taza, más 1 taza de pasas (380 g. En total)
  • 1 taza, más 2 tazas (740 ml en total) de agua
  • 1 taza (240 g.) De yogur natural sin azúcar
  • 2-3 cucharadas de ralladura de naranja orgánica
  • 1 taza (250 ml.) De aceite vegetal
  • 3 huevos grandes
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 1 1/2 tazas (210 g) de harina integral
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de sal marina
  1. Precaliente el horno a 350 grados. F. (180 C.). Engrasa y enharina moldes para muffins.
  2. Caliente 2 tazas de pasas con 1 taza de agua. Cocine a fuego lento durante 10 minutos. Déjelo enfriar un poco. Haz puré en un procesador de alimentos o licuadora.
  3. En un tazón grande, mezcle todos los ingredientes secos.
  4. En un segundo tazón, combine todos los ingredientes húmedos, incluida la ralladura de naranja y 1 taza de pasas sin puré.
  5. Combine los ingredientes húmedos y secos, mezclando solo hasta que todo esté uniformemente mezclado.
  6. Vierta la masa en papeles para muffins o moldes para muffins engrasados. Hornea de 25 a 30 minutos o hasta que los muffins estén firmes en el centro.
  7. Deje enfriar en la sartén durante 5 minutos. Con la punta de un cuchillo de mantequilla, suelte suavemente y levante cada panecillo para que se enfríe en un ligero ángulo en la sartén. Esto elimina la necesidad de una rejilla de enfriamiento.

Abre un muffin de salvado mientras aún esté caliente y cómelo con una rebanada de queso cheddar fuerte. Mmmm y # 8230


Muffins de salvado de trigo integral para contrarrestar el exceso de vacaciones

Finalmente era hora de hacer Bcorrió muffins, diez días después del Año Nuevo & # 8217s Day, diez días desde que me dije a mí mismo que era hora de comer alimentos más saludables después de todo el exceso de vacaciones. Después de la tarta de frutas, ponche de huevo, tarta de queso de calabaza, tarta de calabaza, galletas de chocolate, trufas de chocolate, chocolate. Más chocolate. Después de todo eso, tuvimos que empezar a comer como si ya no fuera Navidad.

Los muffins de salvado son una de las pocas golosinas horneadas que uno puede comer y se siente como un paso adelante, en lugar de un paso atrás, nutricionalmente hablando. He hecho muchas recetas diferentes a lo largo de los años, pero siempre vuelvo a la receta estándar de muffins de salvado en el antiguo Alegría de cocinar. Cuando leí la receta en el foro de David Lebovitz & # 8217, era diferente y parecía que sabría muy bien. No me decepcionó.

Una cosa diferente acerca de la receta es que parte de las pasas se remojan en agua caliente y luego se hacen puré. Las pasas en puré agregan aún más dulzura a los muffins terminados de lo que tendrían si se usaran enteros. Hay mucha más dulzura, que decidí omitir el azúcar moreno en recetas posteriores. El paladar americano está tan acostumbrado a la dulzura y al azúcar en abundancia que, a menudo, el panadero casero no sabe que puede reducir en gran medida el azúcar requerido y aún así tener un pastel, magdalenas o galletas maravillosas. Con el tiempo, el paladar se acostumbra a menos azúcar y si todavía se usa la cantidad habitual, el producto tiene un sabor demasiado dulce. Intentalo. Use la mitad del azúcar que se pide en una receta de postre y vea si no le gusta tanto, si no más.

De todos modos, omití el azúcar moreno & # 8212 unos 200 gramos de azúcar & # 8212 y todavía tenía casi 240 gramos de azúcar aportados por las pasas. (Vaya a Datos de nutrición, & # 8212 puede encontrar su enlace en la parte superior de esta página & # 8212 para ver el análisis nutricional de miles de alimentos).

Además de omitir el azúcar, también utilicé toda la harina de trigo integral, en lugar de parte de la harina blanca, y agregué vainilla. Nunca entiendo una receta dulce que no use vainilla, seguramente uno de los sabores más subestimados de la naturaleza. Y la receta de David requiere un & # 8220 pocos golpes & # 8221 de ralladura de naranja. Usé la cáscara de una naranja entera y todavía era una nota sutil. Un cambio final es que la receta de David requiere un huevo y medio. ¿Qué haces con el medio huevo sin usar? Invariablemente, lo guardo en el refrigerador donde se pierde y luego lo desecho una semana después. Mi solución es duplicar la receta y usar tres huevos enteros, haciendo veinticuatro muffins. Se congelan muy bien. Si lo piensas bien, saca dos muffins del congelador la noche anterior. A la mañana siguiente, estarán bien con café o té. Si todavía son demasiados muffins para ti y sabes cómo lidiar con la mitad del huevo sobrante, solo divide la receta a la mitad.

Aquí está mi receta, adaptada de la de David Lebovitz, que a su vez está adaptada de Pasteles de La Brea Bakery por Nancy Silverton.

Bueno para ti panecillos de salvado
hace 24 muffins

  • 4 tazas (250 g) de salvado de trigo
  • 2 taza, más 1 taza de pasas (380 g. En total)
  • 1 taza, más 2 tazas (740 ml en total) de agua
  • 1 taza (240 g.) De yogur natural sin azúcar
  • 2-3 cucharadas de ralladura de naranja orgánica
  • 1 taza (250 ml.) De aceite vegetal
  • 3 huevos grandes
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 1 1/2 tazas (210 g) de harina integral
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de sal marina
  1. Precaliente el horno a 350 grados. F. (180 C.). Engrasa y enharina moldes para muffins.
  2. Caliente 2 tazas de pasas con 1 taza de agua. Cocine a fuego lento durante 10 minutos. Déjelo enfriar un poco. Haz puré en un procesador de alimentos o licuadora.
  3. En un tazón grande, mezcle todos los ingredientes secos.
  4. En un segundo tazón, combine todos los ingredientes húmedos, incluida la ralladura de naranja y 1 taza de pasas sin puré.
  5. Combine los ingredientes húmedos y secos, mezclando solo hasta que todo esté uniformemente mezclado.
  6. Vierta la masa en papeles para muffins o moldes para muffins engrasados. Hornea de 25 a 30 minutos o hasta que los muffins estén firmes en el centro.
  7. Deje enfriar en la sartén durante 5 minutos. Con la punta de un cuchillo de mantequilla, suelte suavemente y levante cada panecillo para que se enfríe en un ligero ángulo en la sartén. Esto elimina la necesidad de una rejilla de enfriamiento.

Abre un muffin de salvado mientras aún esté caliente y cómelo con una rebanada de queso cheddar fuerte. Mmmm y # 8230


Muffins de salvado de trigo integral para contrarrestar el exceso de vacaciones

Finalmente era hora de hacer Bcorrió muffins, diez días después del Año Nuevo & # 8217s Day, diez días desde que me dije a mí mismo que era hora de comer alimentos más saludables después de todo el exceso de vacaciones. Después de la tarta de frutas, ponche de huevo, tarta de queso de calabaza, tarta de calabaza, galletas de chocolate, trufas de chocolate, chocolate. Más chocolate. Después de todo eso, tuvimos que empezar a comer como si ya no fuera Navidad.

Los muffins de salvado son una de las pocas golosinas horneadas que uno puede comer y se siente como un paso adelante, en lugar de un paso atrás, nutricionalmente hablando. He hecho muchas recetas diferentes a lo largo de los años, pero siempre vuelvo a la receta estándar de muffins de salvado en el antiguo Alegría de cocinar. Cuando leí la receta en el foro de David Lebovitz & # 8217, era diferente y parecía que sabría muy bien. No me decepcionó.

Una cosa diferente acerca de la receta es que parte de las pasas se remojan en agua caliente y luego se hacen puré. Las pasas en puré agregan aún más dulzura a los muffins terminados de lo que tendrían si se usaran enteros. Hay mucha más dulzura, que decidí omitir el azúcar moreno en recetas posteriores. El paladar americano está tan acostumbrado a la dulzura y al azúcar en abundancia que, a menudo, el panadero casero no sabe que puede reducir en gran medida el azúcar requerido y aún así tener un pastel, magdalenas o galletas maravillosas. Con el tiempo, el paladar se acostumbra a menos azúcar y si todavía se usa la cantidad habitual, el producto tiene un sabor demasiado dulce. Intentalo. Use la mitad del azúcar que se pide en una receta de postre y vea si no le gusta tanto, si no más.

De todos modos, omití el azúcar moreno & # 8212 unos 200 gramos de azúcar & # 8212 y todavía tenía casi 240 gramos de azúcar aportados por las pasas. (Vaya a Datos de nutrición, & # 8212 puede encontrar su enlace en la parte superior de esta página & # 8212 para ver el análisis nutricional de miles de alimentos).

Además de omitir el azúcar, también utilicé toda la harina de trigo integral, en lugar de parte de la harina blanca, y agregué vainilla. Nunca entiendo una receta dulce que no use vainilla, seguramente uno de los sabores más subestimados de la naturaleza. Y la receta de David requiere un & # 8220 pocos golpes & # 8221 de ralladura de naranja. Usé la cáscara de una naranja entera y todavía era una nota sutil. Un cambio final es que la receta de David requiere un huevo y medio. ¿Qué haces con el medio huevo sin usar? Invariablemente, lo guardo en el refrigerador donde se pierde y luego lo desecho una semana después. Mi solución es duplicar la receta y usar tres huevos enteros, haciendo veinticuatro muffins. Se congelan muy bien. Si lo piensas bien, saca dos muffins del congelador la noche anterior. A la mañana siguiente, estarán bien con café o té. Si todavía son demasiados muffins para ti y sabes cómo lidiar con la mitad del huevo sobrante, solo divide la receta a la mitad.

Aquí está mi receta, adaptada de la de David Lebovitz, que a su vez está adaptada de Pasteles de La Brea Bakery por Nancy Silverton.

Bueno para ti panecillos de salvado
hace 24 muffins

  • 4 tazas (250 g) de salvado de trigo
  • 2 taza, más 1 taza de pasas (380 g. En total)
  • 1 taza, más 2 tazas (740 ml en total) de agua
  • 1 taza (240 g.) De yogur natural sin azúcar
  • 2-3 cucharadas de ralladura de naranja orgánica
  • 1 taza (250 ml.) De aceite vegetal
  • 3 huevos grandes
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 1 1/2 tazas (210 g) de harina integral
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de sal marina
  1. Precaliente el horno a 350 grados. F. (180 C.). Engrasa y enharina moldes para muffins.
  2. Caliente 2 tazas de pasas con 1 taza de agua. Cocine a fuego lento durante 10 minutos. Déjelo enfriar un poco. Haz puré en un procesador de alimentos o licuadora.
  3. En un tazón grande, mezcle todos los ingredientes secos.
  4. En un segundo tazón, combine todos los ingredientes húmedos, incluida la ralladura de naranja y 1 taza de pasas sin puré.
  5. Combine los ingredientes húmedos y secos, mezclando solo hasta que todo esté uniformemente mezclado.
  6. Vierta la masa en papeles para muffins o moldes para muffins engrasados. Hornea de 25 a 30 minutos o hasta que los muffins estén firmes en el centro.
  7. Deje enfriar en la sartén durante 5 minutos. Con la punta de un cuchillo de mantequilla, suelte suavemente y levante cada panecillo para que se enfríe en un ligero ángulo en la sartén. Esto elimina la necesidad de una rejilla de enfriamiento.

Abre un muffin de salvado mientras aún esté caliente y cómelo con una rebanada de queso cheddar fuerte. Mmmm y # 8230


Muffins de salvado de trigo integral para contrarrestar el exceso de vacaciones

Finalmente era hora de hacer Bcorrió muffins, diez días después del Año Nuevo & # 8217s Day, diez días desde que me dije a mí mismo que era hora de comer alimentos más saludables después de todo el exceso de vacaciones. Después de la tarta de frutas, ponche de huevo, tarta de queso de calabaza, tarta de calabaza, galletas de chocolate, trufas de chocolate, chocolate. Más chocolate. Después de todo eso, tuvimos que empezar a comer como si ya no fuera Navidad.

Los muffins de salvado son una de las pocas golosinas horneadas que uno puede comer y se siente como un paso adelante, en lugar de un paso atrás, nutricionalmente hablando. He hecho muchas recetas diferentes a lo largo de los años, pero siempre vuelvo a la receta estándar de muffins de salvado en el antiguo Alegría de cocinar. Cuando leí la receta en el foro de David Lebovitz & # 8217, era diferente y parecía que sabría muy bien. No me decepcionó.

Una cosa diferente acerca de la receta es que parte de las pasas se remojan en agua caliente y luego se hacen puré. Las pasas en puré agregan aún más dulzura a los muffins terminados de lo que tendrían si se usaran enteros. Hay mucha más dulzura, que decidí omitir el azúcar moreno en recetas posteriores. El paladar americano está tan acostumbrado a la dulzura y al azúcar en abundancia que, a menudo, el panadero casero no sabe que puede reducir en gran medida el azúcar requerido y aún así tener un pastel, magdalenas o galletas maravillosas. Con el tiempo, el paladar se acostumbra a menos azúcar y si todavía se usa la cantidad habitual, el producto tiene un sabor demasiado dulce. Intentalo. Use la mitad del azúcar que se pide en una receta de postre y vea si no le gusta tanto, si no más.

De todos modos, omití el azúcar moreno & # 8212 unos 200 gramos de azúcar & # 8212 y todavía tenía casi 240 gramos de azúcar aportados por las pasas. (Vaya a Datos de nutrición, & # 8212 puede encontrar su enlace en la parte superior de esta página & # 8212 para ver el análisis nutricional de miles de alimentos).

Además de omitir el azúcar, también utilicé toda la harina de trigo integral, en lugar de parte de la harina blanca, y agregué vainilla. Nunca entiendo una receta dulce que no use vainilla, seguramente uno de los sabores más subestimados de la naturaleza. Y la receta de David requiere un & # 8220 pocos golpes & # 8221 de ralladura de naranja. Usé la cáscara de una naranja entera y todavía era una nota sutil. Un cambio final es que la receta de David requiere un huevo y medio. ¿Qué haces con el medio huevo sin usar? Invariablemente, lo guardo en el refrigerador donde se pierde y luego lo desecho una semana después. Mi solución es duplicar la receta y usar tres huevos enteros, haciendo veinticuatro muffins. Se congelan muy bien. Si lo piensas bien, saca dos muffins del congelador la noche anterior. A la mañana siguiente, estarán bien con café o té. Si todavía son demasiados muffins para ti y sabes cómo lidiar con la mitad del huevo sobrante, solo divide la receta a la mitad.

Aquí está mi receta, adaptada de la de David Lebovitz, que a su vez está adaptada de Pasteles de La Brea Bakery por Nancy Silverton.

Bueno para ti panecillos de salvado
hace 24 muffins

  • 4 tazas (250 g) de salvado de trigo
  • 2 taza, más 1 taza de pasas (380 g. En total)
  • 1 taza, más 2 tazas (740 ml en total) de agua
  • 1 taza (240 g.) De yogur natural sin azúcar
  • 2-3 cucharadas de ralladura de naranja orgánica
  • 1 taza (250 ml.) De aceite vegetal
  • 3 huevos grandes
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 1 1/2 tazas (210 g) de harina integral
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de sal marina
  1. Precaliente el horno a 350 grados. F. (180 C.). Engrasa y enharina moldes para muffins.
  2. Caliente 2 tazas de pasas con 1 taza de agua. Cocine a fuego lento durante 10 minutos. Déjelo enfriar un poco. Haz puré en un procesador de alimentos o licuadora.
  3. En un tazón grande, mezcle todos los ingredientes secos.
  4. En un segundo tazón, combine todos los ingredientes húmedos, incluida la ralladura de naranja y 1 taza de pasas sin puré.
  5. Combine los ingredientes húmedos y secos, mezclando solo hasta que todo esté uniformemente mezclado.
  6. Vierta la masa en papeles para muffins o moldes para muffins engrasados. Hornea de 25 a 30 minutos o hasta que los muffins estén firmes en el centro.
  7. Deje enfriar en la sartén durante 5 minutos. Con la punta de un cuchillo de mantequilla, suelte suavemente y levante cada panecillo para que se enfríe en un ligero ángulo en la sartén. Esto elimina la necesidad de una rejilla de enfriamiento.

Abre un muffin de salvado mientras aún esté caliente y cómelo con una rebanada de queso cheddar fuerte. Mmmm y # 8230


Muffins de salvado de trigo integral para contrarrestar el exceso de vacaciones

Finalmente era hora de hacer Bcorrió muffins, diez días después del Año Nuevo & # 8217s Day, diez días desde que me dije a mí mismo que era hora de comer alimentos más saludables después de todo el exceso de vacaciones. Después de la tarta de frutas, ponche de huevo, tarta de queso de calabaza, tarta de calabaza, galletas de chocolate, trufas de chocolate, chocolate. Más chocolate. Después de todo eso, tuvimos que empezar a comer como si ya no fuera Navidad.

Los muffins de salvado son una de las pocas golosinas horneadas que uno puede comer y se siente como un paso adelante, en lugar de un paso atrás, nutricionalmente hablando. He hecho muchas recetas diferentes a lo largo de los años, pero siempre vuelvo a la receta estándar de muffins de salvado en el antiguo Alegría de cocinar. Cuando leí la receta en el foro de David Lebovitz & # 8217, era diferente y parecía que sabría muy bien. No me decepcionó.

Una cosa diferente acerca de la receta es que parte de las pasas se remojan en agua caliente y luego se hacen puré. Las pasas en puré agregan aún más dulzura a los muffins terminados de lo que tendrían si se usaran enteros. Hay mucha más dulzura, que decidí omitir el azúcar moreno en recetas posteriores. El paladar americano está tan acostumbrado a la dulzura y al azúcar en abundancia que, a menudo, el panadero casero no sabe que puede reducir en gran medida el azúcar requerido y aún así tener un pastel, magdalenas o galletas maravillosas. Con el tiempo, el paladar se acostumbra a menos azúcar y si todavía se usa la cantidad habitual, el producto tiene un sabor demasiado dulce. Intentalo. Use la mitad del azúcar que se pide en una receta de postre y vea si no le gusta tanto, si no más.

De todos modos, omití el azúcar moreno & # 8212 unos 200 gramos de azúcar & # 8212 y todavía tenía casi 240 gramos de azúcar aportados por las pasas. (Vaya a Datos de nutrición, & # 8212 puede encontrar su enlace en la parte superior de esta página & # 8212 para ver el análisis nutricional de miles de alimentos).

Además de omitir el azúcar, también utilicé toda la harina de trigo integral, en lugar de parte de la harina blanca, y agregué vainilla. Nunca entiendo una receta dulce que no use vainilla, seguramente uno de los sabores más subestimados de la naturaleza. Y la receta de David requiere un & # 8220 pocos golpes & # 8221 de ralladura de naranja. Usé la cáscara de una naranja entera y todavía era una nota sutil. Un cambio final es que la receta de David requiere un huevo y medio. ¿Qué haces con el medio huevo sin usar? Invariablemente, lo guardo en el refrigerador donde se pierde y luego lo desecho una semana después. Mi solución es duplicar la receta y usar tres huevos enteros, haciendo veinticuatro muffins. Se congelan muy bien. Si lo piensas bien, saca dos muffins del congelador la noche anterior. A la mañana siguiente, estarán bien con café o té. Si todavía son demasiados muffins para ti y sabes cómo lidiar con la mitad del huevo sobrante, solo divide la receta a la mitad.

Aquí está mi receta, adaptada de la de David Lebovitz, que a su vez está adaptada de Pasteles de La Brea Bakery por Nancy Silverton.

Bueno para ti panecillos de salvado
hace 24 muffins

  • 4 tazas (250 g) de salvado de trigo
  • 2 taza, más 1 taza de pasas (380 g. En total)
  • 1 taza, más 2 tazas (740 ml en total) de agua
  • 1 taza (240 g.) De yogur natural sin azúcar
  • 2-3 cucharadas de ralladura de naranja orgánica
  • 1 taza (250 ml.) De aceite vegetal
  • 3 huevos grandes
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 1 1/2 tazas (210 g) de harina integral
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de sal marina
  1. Precaliente el horno a 350 grados. F. (180 C.). Engrasa y enharina moldes para muffins.
  2. Caliente 2 tazas de pasas con 1 taza de agua. Cocine a fuego lento durante 10 minutos. Déjelo enfriar un poco. Haz puré en un procesador de alimentos o licuadora.
  3. En un tazón grande, mezcle todos los ingredientes secos.
  4. En un segundo tazón, combine todos los ingredientes húmedos, incluida la ralladura de naranja y 1 taza de pasas sin puré.
  5. Combine los ingredientes húmedos y secos, mezclando solo hasta que todo esté uniformemente mezclado.
  6. Vierta la masa en papeles para muffins o moldes para muffins engrasados. Hornea de 25 a 30 minutos o hasta que los muffins estén firmes en el centro.
  7. Deje enfriar en la sartén durante 5 minutos. Con la punta de un cuchillo de mantequilla, suelte suavemente y levante cada panecillo para que se enfríe en un ligero ángulo en la sartén. Esto elimina la necesidad de una rejilla de enfriamiento.

Abre un muffin de salvado mientras aún esté caliente y cómelo con una rebanada de queso cheddar fuerte. Mmmm y # 8230


Muffins de salvado de trigo integral para contrarrestar el exceso de vacaciones

Finalmente era hora de hacer Bcorrió muffins, diez días después del Año Nuevo & # 8217s Day, diez días desde que me dije a mí mismo que era hora de comer alimentos más saludables después de todo el exceso de vacaciones. Después de la tarta de frutas, ponche de huevo, tarta de queso de calabaza, tarta de calabaza, galletas de chocolate, trufas de chocolate, chocolate. Más chocolate. Después de todo eso, tuvimos que empezar a comer como si ya no fuera Navidad.

Los muffins de salvado son una de las pocas golosinas horneadas que uno puede comer y se siente como un paso adelante, en lugar de un paso atrás, nutricionalmente hablando. He hecho muchas recetas diferentes a lo largo de los años, pero siempre vuelvo a la receta estándar de muffins de salvado en el antiguo Alegría de cocinar. Cuando leí la receta en el foro de David Lebovitz & # 8217, era diferente y parecía que sabría muy bien. No me decepcionó.

Una cosa diferente acerca de la receta es que parte de las pasas se remojan en agua caliente y luego se hacen puré. Las pasas en puré agregan aún más dulzura a los muffins terminados de lo que tendrían si se usaran enteros. There is so much more sweetness, that I decided to omit the brown sugar in subsequent recipes. The American palate is so accustomed to sweetness and sugar in abundance that often the home baker does not know that she or he can greatly reduce the sugar called for and still have a wonderful cake or muffins or cookies. With time, the palate becomes used to less sugar and if the usual amount is still used, the item tastes too sweet. Try it. Use half the sugar called for in a dessert recipe and see if you don’t like it just as much, if not more.

Anyway, I omitted the brown sugar — about 200 grams of sugar — and still had almost 240 grams of sugar contributed by the raisins. (Go to Nutrition Data, — you can find its link on the top of this page — to check out the nutritional analysis of thousands of food items.)

In addition to omitting the sugar, I also used all whole wheat flour, instead of part white flour, and added vanilla. I never understand a sweet recipe that doesn’t use vanilla, surely one of nature’s most underrated flavors. And David’s recipe calls for a “few swipes” of orange zest. I used the zest of a whole orange and it was still a subtle note. A final change is that David’s recipe calls for one and one half eggs. What do you do with the unused half egg? Invariably, I put it in the fridge where it gets lost and is then thrown out a week later. My solution is to double the recipe and use three whole eggs, making twenty-four muffins. They freeze very well. If you think of it, take two muffins out of the freezer the night before. The next morning, they will be just right with coffee or tea. If this is still too many muffins for you, and you know how to deal with the left-over half egg, just halve the recipe.

Here is my recipe, adapted from the one by David Lebovitz, which is in turn adapted from Pastries from La Brea Bakery by Nancy Silverton.

Good For You Bran Muffins
makes 24 muffins

  • 4 cups ( 250 g) wheat bran
  • 2 cup, plus 1 cup raisins (380 g. total)
  • 1 cup, plus 2 cup (740 ml. total) water
  • 1 cup (240 g.) plain, unsweetened yogurt
  • 2-3 tablespoons of organic orange zest
  • 1 cup (250 ml.) vegetable oil
  • 3 huevos grandes
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 1 1/2 cups (210 g) whole wheat flour
  • 2 teaspoons baking powder
  • 2 teaspoons baking soda
  • 1 cucharadita de sal marina
  1. Pre-heat the oven to 350 deg. F. (180 C.). Grease and flour muffin pans.
  2. Heat 2 cups of raisins with 1 cup of water. Cocine a fuego lento durante 10 minutos. Déjelo enfriar un poco. Purée in a food processor or blender.
  3. In a large bowl, mix together all of the dry ingredients.
  4. In a second bowl, combine all of the wet ingredients, including the orange zest and the 1 cup of unpuréed raisins.
  5. Combine wet and dry ingredients, mixing only until everything is evenly blended.
  6. Spoon the batter into muffin papers or greased muffin pans. Bake 25-30 minutes or until the muffins are firm in the center.
  7. Let cool in pan for 5 minutes. With the tip of a butter knife, gently release and lift each muffin to cool at a slight angle in the pan. This does away with the need for a cooling rack.

Split a bran muffin open while still warm and eat with a slice of sharp cheddar. Mmmm…


Whole wheat bran muffins to counter holiday excess

It was finally time to make Bran Muffins, ten days after New Year’s Day, ten days since I told myself it was time to eat more healthy food after all the holiday excess. After the fruitcake, eggnog, pumpkin cheesecake, pumpkin pie, chocolate cookies, chocolate truffles, chocolate. More chocolate. After all of that, we had to start eating like it wasn’t Christmas anymore.

Bran muffins are one of the few baked goodies one can eat and feel like it is a step forward, instead of a step back, nutritionally speaking. I have made many different recipes over the years, but always go back to the standard bran muffin recipe in the old Alegría de cocinar. When I read the recipe on David Lebovitz’ forum, it was different and looked liked it would taste great. I wasn’t disappointed.

One thing different about the recipe is that part of the raisins are soaked in hot water and then pureed. The pureed raisins add even more sweetness to the finished muffins than they would have if used whole. There is so much more sweetness, that I decided to omit the brown sugar in subsequent recipes. The American palate is so accustomed to sweetness and sugar in abundance that often the home baker does not know that she or he can greatly reduce the sugar called for and still have a wonderful cake or muffins or cookies. With time, the palate becomes used to less sugar and if the usual amount is still used, the item tastes too sweet. Try it. Use half the sugar called for in a dessert recipe and see if you don’t like it just as much, if not more.

Anyway, I omitted the brown sugar — about 200 grams of sugar — and still had almost 240 grams of sugar contributed by the raisins. (Go to Nutrition Data, — you can find its link on the top of this page — to check out the nutritional analysis of thousands of food items.)

In addition to omitting the sugar, I also used all whole wheat flour, instead of part white flour, and added vanilla. I never understand a sweet recipe that doesn’t use vanilla, surely one of nature’s most underrated flavors. And David’s recipe calls for a “few swipes” of orange zest. I used the zest of a whole orange and it was still a subtle note. A final change is that David’s recipe calls for one and one half eggs. What do you do with the unused half egg? Invariably, I put it in the fridge where it gets lost and is then thrown out a week later. My solution is to double the recipe and use three whole eggs, making twenty-four muffins. They freeze very well. If you think of it, take two muffins out of the freezer the night before. The next morning, they will be just right with coffee or tea. If this is still too many muffins for you, and you know how to deal with the left-over half egg, just halve the recipe.

Here is my recipe, adapted from the one by David Lebovitz, which is in turn adapted from Pastries from La Brea Bakery by Nancy Silverton.

Good For You Bran Muffins
makes 24 muffins

  • 4 cups ( 250 g) wheat bran
  • 2 cup, plus 1 cup raisins (380 g. total)
  • 1 cup, plus 2 cup (740 ml. total) water
  • 1 cup (240 g.) plain, unsweetened yogurt
  • 2-3 tablespoons of organic orange zest
  • 1 cup (250 ml.) vegetable oil
  • 3 huevos grandes
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 1 1/2 cups (210 g) whole wheat flour
  • 2 teaspoons baking powder
  • 2 teaspoons baking soda
  • 1 cucharadita de sal marina
  1. Pre-heat the oven to 350 deg. F. (180 C.). Grease and flour muffin pans.
  2. Heat 2 cups of raisins with 1 cup of water. Cocine a fuego lento durante 10 minutos. Déjelo enfriar un poco. Purée in a food processor or blender.
  3. In a large bowl, mix together all of the dry ingredients.
  4. In a second bowl, combine all of the wet ingredients, including the orange zest and the 1 cup of unpuréed raisins.
  5. Combine wet and dry ingredients, mixing only until everything is evenly blended.
  6. Spoon the batter into muffin papers or greased muffin pans. Bake 25-30 minutes or until the muffins are firm in the center.
  7. Let cool in pan for 5 minutes. With the tip of a butter knife, gently release and lift each muffin to cool at a slight angle in the pan. This does away with the need for a cooling rack.

Split a bran muffin open while still warm and eat with a slice of sharp cheddar. Mmmm…


Whole wheat bran muffins to counter holiday excess

It was finally time to make Bran Muffins, ten days after New Year’s Day, ten days since I told myself it was time to eat more healthy food after all the holiday excess. After the fruitcake, eggnog, pumpkin cheesecake, pumpkin pie, chocolate cookies, chocolate truffles, chocolate. More chocolate. After all of that, we had to start eating like it wasn’t Christmas anymore.

Bran muffins are one of the few baked goodies one can eat and feel like it is a step forward, instead of a step back, nutritionally speaking. I have made many different recipes over the years, but always go back to the standard bran muffin recipe in the old Alegría de cocinar. When I read the recipe on David Lebovitz’ forum, it was different and looked liked it would taste great. I wasn’t disappointed.

One thing different about the recipe is that part of the raisins are soaked in hot water and then pureed. The pureed raisins add even more sweetness to the finished muffins than they would have if used whole. There is so much more sweetness, that I decided to omit the brown sugar in subsequent recipes. The American palate is so accustomed to sweetness and sugar in abundance that often the home baker does not know that she or he can greatly reduce the sugar called for and still have a wonderful cake or muffins or cookies. With time, the palate becomes used to less sugar and if the usual amount is still used, the item tastes too sweet. Try it. Use half the sugar called for in a dessert recipe and see if you don’t like it just as much, if not more.

Anyway, I omitted the brown sugar — about 200 grams of sugar — and still had almost 240 grams of sugar contributed by the raisins. (Go to Nutrition Data, — you can find its link on the top of this page — to check out the nutritional analysis of thousands of food items.)

In addition to omitting the sugar, I also used all whole wheat flour, instead of part white flour, and added vanilla. I never understand a sweet recipe that doesn’t use vanilla, surely one of nature’s most underrated flavors. And David’s recipe calls for a “few swipes” of orange zest. I used the zest of a whole orange and it was still a subtle note. A final change is that David’s recipe calls for one and one half eggs. What do you do with the unused half egg? Invariably, I put it in the fridge where it gets lost and is then thrown out a week later. My solution is to double the recipe and use three whole eggs, making twenty-four muffins. They freeze very well. If you think of it, take two muffins out of the freezer the night before. The next morning, they will be just right with coffee or tea. If this is still too many muffins for you, and you know how to deal with the left-over half egg, just halve the recipe.

Here is my recipe, adapted from the one by David Lebovitz, which is in turn adapted from Pastries from La Brea Bakery by Nancy Silverton.

Good For You Bran Muffins
makes 24 muffins

  • 4 cups ( 250 g) wheat bran
  • 2 cup, plus 1 cup raisins (380 g. total)
  • 1 cup, plus 2 cup (740 ml. total) water
  • 1 cup (240 g.) plain, unsweetened yogurt
  • 2-3 tablespoons of organic orange zest
  • 1 cup (250 ml.) vegetable oil
  • 3 huevos grandes
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 1 1/2 cups (210 g) whole wheat flour
  • 2 teaspoons baking powder
  • 2 teaspoons baking soda
  • 1 cucharadita de sal marina
  1. Pre-heat the oven to 350 deg. F. (180 C.). Grease and flour muffin pans.
  2. Heat 2 cups of raisins with 1 cup of water. Cocine a fuego lento durante 10 minutos. Déjelo enfriar un poco. Purée in a food processor or blender.
  3. In a large bowl, mix together all of the dry ingredients.
  4. In a second bowl, combine all of the wet ingredients, including the orange zest and the 1 cup of unpuréed raisins.
  5. Combine wet and dry ingredients, mixing only until everything is evenly blended.
  6. Spoon the batter into muffin papers or greased muffin pans. Bake 25-30 minutes or until the muffins are firm in the center.
  7. Let cool in pan for 5 minutes. With the tip of a butter knife, gently release and lift each muffin to cool at a slight angle in the pan. This does away with the need for a cooling rack.

Split a bran muffin open while still warm and eat with a slice of sharp cheddar. Mmmm…


Ver el vídeo: Receta. Biscotti alle mandorle. (Enero 2022).